Buscar
  • Susan Verdiguel Anzures

¿Por qué necesitamos Inclusión y Diversidad en la ‘Era de la Inteligencia Artificial’?


“Son 17 objetivos de desarrollo sostenible en la contribución y suma de esfuerzos a luchar contra las problemáticas más importantes del presente. Esta es una oportunidad para que las sociedades trabajen alineadas hacia la creación y transformación de un nuevo mundo. Cuando se habla de estos objetivos, la intención es no dejar a nadie atrás; sin embargo, sin inclusión no hay desarrollo y sin diversidad no es sostenible”


Generar confianza en los sistemas de Inteligencia Artificial (IA) es un requisito indispensable para poder adoptarla, y así garantizar el crecimiento económico sostenible y el bienestar social del presente y del futuro. Es necesario desarrollar un ecosistema de IA que vincule las ventajas de esta tecnología a la sociedad y a las economías. Los impactos de la IA deben verse desde una perspectiva fuera de la caja. Esta tecnología, no solo debe contemplarse de manera individual, si no en conjunto con una sociedad colectiva ; desde ciudadanos y empresas hasta servicios de interés público que garantizan los derechos y las libertades. Además, los valores y normas presentes en la humanidad deben considerarse como fundamento.


Expertos afirman que la IA puede ser un elemento clave para los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la agenda 2030, no dejar a nadie atrás es uno de los puntos más relevantes para cerrar la brecha de desigualdades en la población mundial; una de sus principales metas es la inclusión, y ya que estamos encaminados en el rumbo de la “nueva humanidad” hacia un nuevo orden mundial. Es indispensable el potenciar y promover la inclusión social, económica y política de todas las personas, independientemente de su edad, sexo, raza, discapacidad, etnia, origen, religión o situación económica u otra condición (Objetivo 10.2, SDG - ONU)


Abrazar la diversidad en los lugares de trabajo, en el desarrollo de tecnología, en la educación, en la implementación de leyes y políticas, etc., es imprescindible para construir una nueva versión de la humanidad. El camino hacia ello podría estar más cerca que nunca, un ejemplo de grandes pasos a nivel global: es el caso de la primera mujer indígena - Nanaia Mahuta- en Nueva Zelanda como la primera ministra de Relaciones Exteriores, además en el mismo país por primera vez en su historia tendrá un viceprimer ministro homosexual - Grant Robertson- o tal es el caso de la primera Vicepresidenta -Kamala Harris- en Estados Unidos que yace un hecho histórico al ser la primera mujer, de color, y con ascendencia asiática, en llegar a esa posición; y por último pero no menos importante, es el tan resonado ejemplo del nombramiento de la primer ministra digital en Taiwan - la primera persona transgénero en el mundo en tener ese cargo.


Diversidad, Inclusión y Equidad para Latinoamérica


Entonces, ¿Cuál es el camino para la región de Latinoamérica, si 10 de los 15 países más desiguales en el mundo pertenecen a América Latina? ¿Cuál es el rumbo de sus pueblos cuándo casi 27 millones de personas viven con menos de 1.25 Dólares EE.UU. al día? Si bien, la región es una de las más rezagadas en estos temas, y es evidente cuán lejos podríamos estar todavía de ser inclusivos, equitativos y fomentar la diversidad, esta es una lucha que nos concierne a todos los que queremos ver el cambio. Todavía existen muchos retos por enfrentar -en los lugares de trabajo, en el aprovechamiento de oportunidad, o hasta para el acceso a conocimiento- para erradicar la discriminación hacia mujeres, grupos indígenas, o simplemente discriminación por prefencias sexuales y hasta por el estatus socioeconómico.


Estamos todavía en una etapa de resistencia y lucha contra el cambio. Sin embargo, ya no podemos seguir haciendo las cosas de la misma manera, no es rentable y no es sostenible.

Sigue siendo un obstáculo que los stakeholders no comprendan la necesidad de crear equipos diversos y transdisciplinarios para los desafíos y retos de hoy, y con ello lograr un éxito colectivo; y es impresionante ver como en otras áreas, la inclusión no es una prioridad y está se considera de los últimos puntos en la lista. Se requiere de nuevas estrategias, propuestas y nuevas maneras de innovar para generar el cambio hacia un entorno de trabajo y vida más segura.


En un escenario de una muy buena adopción de la IA en América Latina en los siguientes 10 años, la región podría incrementar su tasa de crecimiento del PIB de las estimaciones de hoy en día de 2.9% de crecimiento promedio anual hasta 2030, a un porcentaje de 4.6% al 6.6%. Y Según el estudio realizado por Ducker Frontier (2020), si la región logra capacitar a su fuerza laboral para que no haya brechas de talento, los trabajos de alta calificación podrían representar el 52% del total de empleos en el escenario de beneficio máximo de la IA frente al 30% en las proyecciones actuales para 2030.

Ducker Frontier - Microsoft (2020)

Sin embargo, las brechas de talento en la región también son de las más altas en el mundo. Y no es que no exista, no obstante, se necesita impulsar al talento actual y educarle, y por supuesto, invertir en las nuevas generaciones para ayudarles a una transición más consciente de esta era. 'Latinoamérica tiene un talento potencial que es necesario estimular para poder ser explotado'. Por ejemplo, en el caso de las mujeres, hay tantas que necesitan de apoyo para que se les abra el camino y así empoderarse en el área que deseen. La falta de entendimiento en general sobre esta tecnología da como consecuencia la falta de adopción. Al desarrollar sistemas de IA, hacen falta más disciplinas y no necesariamente deben estar especializadas para poder contribuir. El ciclo de estos sistemas deben ser investigados, desarrollados, adoptados, implementados y ejecutados, contemplando lo que significa ser un humano; no reflejar lo que por generaciones se ha estado perdiendo. Además, al abrazar esta diversidad que nos caracteriza como humanidad, generamos sistemas en los cuales podamos confiar y utilizar sin perjudicar.


De lo Exclusivo a lo Inclusivo, de lo Individual a lo Social


La IA va más allá que otra simple tecnología. Esta herramienta creará una sociedad completamente nueva; será un factor de producción totalmente nuevo; creará una nueva fuerza laboral; podrá ejecutar actividades que los seres humanos no pueden hacer, y está podrá mejorar con el tiempo gracias a su aprendizaje. Además de que transformará las vidas de los seres humanos tal y como la conocemos.


Para el caso de América Latina, hay un trabajo arduo por hacer al mejorar aspectos básicos como el sistema educativo y los programas de investigación e innovación, para poder capturar los beneficios que la IA promete. Además, los líderes y tomadores de decisiones en la región, deben eliminar el pensamiento erróneo de que “están adquiriendo las tendencias” y de qué “la inclusión y diversidad no es necesaria” en lo que se refiere a esta tecnología. En primer lugar, deben actuar conjuntamente para guiar al mundo dentro de la era de la IA y contribuyendo a que esto se convierta en una fuente productiva y sostenible de crecimiento social y económico para todos. En un futuro no muy lejano se podrá ver la diferencia entre sociedades, instituciones y países que no logren cambiar esta perspectiva; y muchas otras fracasarán en sus intentos de continuar con los mismos patrones y estereotipos limitantes.


Un llamado hacia una sociedad consciente e inclusiva


Existe un llamado a desarrollar tecnología centrada en el ser humano, para que sea empática con nuestras necesidades y no nos perjudique. Entonces ¿Por qué no abrazar la diversidad que hay en nosotros? ¿Por qué no evitar que los sistemas inteligentes adopten nuestros patrones sesgados? Los nuevos marcos de la economía digital están siendo creados ahora mismo y se requiere de nuevas instituciones, líderes, personas, gobiernos que entiendan como son las nuevas reglas del juego. Las economías a nivel mundial están en un punto clave para transformarse y poder obtener progreso y bienestar económico, social y ambiental, por medio de la era de la IA - la cual tiene el potencial de poder contribuir a desarrollar soluciones para los problemas de hoy y del mañana, generando nuevas fuentes de valor y crecimiento. América Latina ya está comenzando a presenciar esta tecnología y entender las mejores prácticas para poder adoptarla. Algunos países de LATAM ya son líderes en la región en la formulación de políticas públicas, agendas nacionales e iniciativas para no quedarse atrás y perder esta oportunidad.


En la actualidad, ya somos conscientes que existen ciertos comportamientos no deseados de esta tecnología y en los últimos años se han visto marcados los riesgos potenciales como son el caso de la discriminación de género, raza y etnia, la turbiedad en la toma de decisiones, los sesgos en los algoritmos que afectan a ciertas comunidades e incluso el entrometimiento en nuestros datos sensibles y privacidad. A decir verdad, todo depende de cómo manejemos la transición hacia una era de IA. Para cumplir la promesa de la IA como un nuevo factor en la sociedad para el bien social y que pueda reiniciar el crecimiento económico y progreso social.


Ser inclusivos y diversos es una manera de llevar el liderazgo a flote, y también una de las mejores maneras de desarrollar tecnologías en beneficio de la humanidad para resolver problemas locales muy particulares de la región, el mundo está cambiando y hoy estamos siendo espectadores, pero no podemos quedarnos solo a contemplar. Todas las partes interesadas deben estar completamente preparadas—intelectual, tecnológica, política, ética y socialmente—para abordar los desafíos que surjan a medida que la inteligencia artificial se convierta en algo más integrado en nuestras vidas. ¿Por qué necesitamos inclusión y diversidad en la 'Era de la Inteligencia Artificial'? Porque tenemos el derecho.

17 vistas0 comentarios